AFRODITA


Venus_Milo.JPG



Su nombre Griego es Afrodita y su nombre en la mitología romana Venus. Los filósofos separaron a Afrodita en dos diosas diferentes: Afrodita Urania, nacida de la espuma después de que Crono castrase a Urano; y Afrodita Pandemos, nacida de Zeus y Dione. Por esto, según Platón afrodita son dos diosas, una vieja y la otra joven. La mayor, Urania, nacida de Urano. Y la menor, Pandemos, hija de Zeus y Dione.
Afrodita está asociada y con frecuencia representada con: El mar, los delfines, las palomas, los cisnes, las conchas veneras o vieiras, las perlas y los árboles de granada, manzana, mirto, rosa y lima.
Es la diosa del amor, la lujuria, la belleza, la prostitución y la reproducción. Aunque a menudo se dice de ella que era la ‘diosa del amor’, hay que señalar que normalmente no era el amor en el sentido cristiano, ni romántico, sino específicamente el amor a Eros, por su atracción física y sexual. Todos los dioses estaban sometidos a su poder por sus sentimientos amorosos, exceptuando a Palas, Atenea, Artemisa y Vesta. Zeus mismo accedía a sus deseos a veces con la máxima complacencia. Zeus para castigarla por su orgullo hizo que se casara con Hefesto, el cual era cojo de las dos piernas porque Hera lo arrojó del cielo. Afrodita y Hefesto no tuvieron hijos, sin embargo Afrodita sí que tuvo hijos con su amante Ares, el dios de la guerra: Dimo, Fobo y Armonía. También se dice que Afrodita tuvo hijos con Dionisio, Hermes y Adonis: Príapo, Hermafrodito y Beroe respectivamente.


Su mito

Tanto los dioses y diosas como diversos mortales fueron invitados a la boda de Peleo y Tetis, que luego serían padres de Aquiles. Sólo la diosa Eris, de la discordia, no fue invitada, pero apareció con una manzana dorada con la palabra kallistēi, ‘para la más hermosa’, inscrita, que arrojó entre las diosas. Afrodita, Hera y Atenea reclamaron ser la más bella y por tanto la justa propietaria de la manzana. Estuvieron de acuerdo en llevar el asunto ante Zeus, quien, al no querer perder el favor de ninguna diosa, dejó la elección en manos de Paris de Troya. Hera intentó sobornarle con un reino, Asia Menor, mientras Atenea le ofreció sabiduría, fama y gloria en la batalla, pero Afrodita le susurró que si la declaraba la más bella le daría la mujer mortal más hermosa del mundo como esposa, por lo que Paris eligió a Afrodita. Esta mujer era Helena. Las otras diosas se enfurecieron y a través del rapto de Helena por Paris provocaron la Guerra de Troya.


Gema Juan Ortega.