external image 220px-Dioniso_del_tipo_Madrid-Varese_%28M._Prado%29_01.jpg

NACIMIENTO
Dioniso era hijo de Zeus y Sémele. Vino al mundo de forma trágica porque su madre, cuando estaba embarazada de el, fue convencida por la diosa Hera para que le pidiese a Zeus mostrarse con todo su poder. El dios lo hizo y Sémele quedó reducida a cenizas, pero antes de que muriese, Zeus sacó a Dioniso de su vientre y se lo incrustó en uno de sus muslos, donde el dios acabó la gestación. Unos meses después Zeus fue al monte Pramnos de la isla Icaria para que Dioniso naciese.
Existe otra versión de la misma historia:
Dioniso era el hijo de Zeus y Persefone. Hera intentó matar al niño enviando a los titanes a descuartizarlo. Zeus hizo huir a los titanes con sus rayos pero ya se habían comido a Dioniso excepto el corazón. Que fue salvado por Atenea. Zeus utilizó el corazón para recrearlo en el vientre de Sémele. En otra versión se afirma que Zeus dio de comer el corazón a Sémele para embarazarla.
A partir de hay Zeus llevó a Dioniso a cargo de Hermes el cuál dio a Dioniso al rey Atamante y a su esposa Ino (que era la tia de Dioniso). Hermes le pidió a la pareja que criase al bebé como a una niña, para asi esconderlo de Hera.
También existe otra versión en la que Dioniso fue llevado a las ninfas de la lluvia de Nisa, que lo criaron y que por sus cuidados fueron recompensados por Zeus con el ascenso entre las estrellas como las Híades.


HISTORIA

Cuando Dioniso creció descubrió la cultura del vino y la forma de extraer su jugo, pero Hera hizo que se volviese loco y le hizo vagar por diversas partes de la tierra. La diosa Cibeles (Rea) le curó y le enseñó sus ritos religiosos, y así viajó por Asia enseñando a la gente la cultura del vino.

Cuando era joven, Dioniso queria navegar de Icaria hasta Naxos, por lo que alquilo un barco pirata. Pero cuando estaba a bordo no navegaban hacia Naxos sino hacia Asia, con la intención de venderlo como esclavo. Por lo que Dioniso transformó el Mástil y los remos e serpientes y lleno la barca de hiedra y sonido de flautas por lo que los marineros se volvieron locos y saltaron al mar donde se transformaron en delfines.
Una vez Dioniso halló que su antiguo profesor y padre adoptivo, Sileno, había desaparecido. El anciano había estado bebiendo, se había marchado ebrio y se encontró con algunos campesinos, que lo llevaron ante el rey, Midas (alternativamente, Sileno se metió en la rosaleda del rey). Midas le reconoció y le trató hospitalariamente, entreteniéndole durante diez días y noches educadamente, mientras Sileno divertía al rey y sus amigos con historias y canciones. Al undécimo día Midas llevó a Sileno de vuelta con Dioniso. Éste ofreció a Midas que eligiera la recompensa que deseara. Midas pidió que todo lo que tocase se transformara en oro. Dioniso accedió, aunque lamentó que no hubiese hecho una elección mejor. Midas se regocijó en su nuevo poder, que se apresuró en poner a prueba, tocando y convirtiendo en oro una rama de roble y una piedra. Deleitado, tan pronto como llegó a casa ordenó a los sirvientes que dispusieran un festín en la mesa. Entonces halló que su pan, su carne, su hija y su vino se convertían en oro. Enfadado, Midas se esforzó en desprenderse de su poder (el toque de Midas), pues odiaba el don que había codiciado. Rezó a Dioniso, rogando ser librado de su hambre. Dioniso le oyó y consintió, diciendo a Midas que se bañase en el río Pactolo. Midas así lo hizo, y cuando tocó las aguas el poder pasó a éstas, y las arenas del río se convirtieron en oro. Esto era un mito etiológico que explicaba por qué las arenas del río Pactolo eran ricas en oro.