Nombre griego y romano:

En la mitologia griega era conocido como Hefesto y en al mitpologia griega era conoicido como Vulcano de donde deriva la palabra "volcán". Zeus lo nombró dios del fuego y la forja. Se le advocaba como dios protector de las artes.

Filiación:

Hefesto era hijo de Zeus y Hera, o, según la versión de Homero, sólo de Hera. Zeus le casó con la alocada Afrodita. Sin embargo, Afrodita no le amaba y tuvo numerosos amantes. Deimos (el espanto), Fobos (el terror), eran hijos suyos.
También se cuenta entre su descendencia a Talía, la ninfa siciliana a la que amó Zeus.

Atributos y simbolos:

Sus símbolos eran el yunque, el martillo y la fragua, donde trabajaba.

Mito:

Zeus y Hera, rey y reina del Olimpo, concibieron su hijo Hefesto antes de casarse, en un rapto de pasión. Desgraciadamente, este hijo nació contrahecho. Tenía los pies torcidos, y su aspecto vacilante y caderas dislocadas suscitaba la risa incontenible de todos los inmortales cuando caminaba entre ellos.

Hera, avergonzada de que a pesar de toda su belleza y esplendor hubiera dado vida a semejante criatura imperfecta, trató de librarse de ella. Arrojó a su hijo al mar desde las alturas del Olimpo, de donde fue recogido por Tetis, la diosa de las aguas.

El niño permaneció durante nueve años escondido bajo las aguas. Pero las dotes de Hefesto eran tan grandes como su fealdad, y pasó el tiempo forjando un millar de objetos ingeniosos para sus amigas las ninfas marinas. Es de comprender que también se sintiera furioso por el trato recibido y, a medida que iba desarrollando fortaleza de cuerpo y mente, planeó una venganza astuta.

Cierto día Hera recibió un regalo de su hijo ausente: un exquisito trono de oro, bellamente trabajado y decorado. Se sentó en él con deleite, pero cuando intentó levantarse, unas correas invisibles la detuvieron de repente. En vano intentaron liberarla del trono otros dioses. Tan solo Hefesto era capaz de ayudarle a soltarse, pero este se negó a abandonar las profundidades del océano.

El dios de la guerra, Ares, que era su irascible hermano, trató de levantarla por la fuerza, pero Hefesto le lanzó hierros de marcar incandescentes. Dioniso, medio hermano de Hefesto y dios del vino, tuvo más éxito: hizo que Hefesto se emborrachara, lo tendió sobre el lomo de una muía y lo llevó al Olimpo.

Pero Hefesto siguió negándose a cooperar a menos que se atendiera a sus demandas. Pidió por esposa a la más bella de las diosas, Afrodita. Desde entonces reinó la paz entre Hera y su hijo. Olvidando su antiguo rencor, Hefesto arriesgó su vida tratando de defender a su madre cuando Zeus le estaba pegando. Irritado, Zeus cogió a su hijo por un pie y lo arrojó de la corte celestial. Pero Hefesto logró volver al Olimpo nuevamente e hizo las paces con su padre, y desde entonces Hefesto representó para siempre entre los inmortales el papel de pacificador.

María Sabater Marqués
4º ESO A